– Edito – Paola Pinza, directora de Ecuasol 
Hace un año aproximadamente, nuestros niños empezaron a perseguir un sueño, que gracias al aporte de personas, organismos internacionales, empresas grandes y pequeñas se ha podido concretar.

En el mes de mayo presentamos “Alhelí” en Quito, libro de historias que nacieron de la imaginación de nuestros niños.  Una experiencia que hoy por hoy nos deja renovadas las ganas de alcanzar nuevas metas y sueños.

Al fin llegó junio, el mes de los niños, de la alegría y esperanza. Ecuasol contagiada del espíritu de la niñez quiso honrar en su día a los niños, el primer día del mes, nuestros voluntarios y profesoras organizaron actividades de esparcimiento que mescladas de dulces, súper héroes y juegos rompieron con la cotidianidad y despertaron el entusiasmo de chicos y grandes.

No queremos dejar de agradecer a instituciones y personas que hacen posible que nuestros niños y adolescentes encuentren de manera permanente u ocasional áreas de expresión artística y cultural que enriquecen su formación.

CAMPAMENTO 2016
Este año el campamento tuvo lugar las últimas dos semanas de Julio, las cuales estuvieron plagadas de actividades, salidas, juegos, risas y muchos muchos niños. El equipo entero realizó un programa educativo, lleno de sorpresas y apto para todas las edades. Desde actividades en el parque de La Coralina, hasta una visita al Museo Interactivo de Cienca, una caza del tesoro en El Metropolitano, un trekking por el Pichincha y varias actividades y juegos en la Fundación. La salida a la piscina ” El Tingo” fue una de las más divertidas para los niños. Con sus bañadores, taollas, gorros y chancletas, unos 40 niños estaban esperando puntuales y ansiosos a las 7 de la mañana en la parada del CDC.  Aunque el viaje hasta nuestro destino era largo – 2 horas de bus-, el trayecto valió la pena. Hacía un día soleado y los niños estaban como locos por meterse en la piscina y jugar. Las sonrisas se dibujaban en sus caras mientras se cambiaban rapidamente de ropa. Los niños jugaron durante horas mientras las voluntarios y profesoras disfrutaban de la misma manera. El único sonido además del chapoteo del agua eran las risas y gritos de los niños.
Más fotos en nuestra página de  Facebook 
PASEO 2016
Un lugar llamado Baños de Agua Santa
Como cada año, el paseo es el momento más esperado del año para los niños y todo el equipo. Es el momento en que los niños dejan sus casas por unos días y salen de su rutina para disfrutar y divertirse.  Este año ha tocado la sierra: Baños de Agua Santa. Una pequeña ciudad situada a 3 horas de Quito, en la cual hay actividades muy diversas. Los 3 días fueron intensos y lleno de emociones. Los niños disfrutaron montados en una terabita que les conducia a una preciosa cascada llamada: El velo de la novia, de la cual salieron empapados de los pies a la cabeza, y aunque hacía frio, la sonrisa y felicidad nunca se borraba de sus rostros. Otro día fuimos a la famosa casa del árbol, un lindo lugar situado en la cumbre de un montaña y vigilado por el gran volcán Tungurahua. Los niños jugaron y disfrutaron como lo que son, niños.
Para terminar este gran año, la última noche decidimos celebrarlo con comida, ganchitos y mucha música.
Gracias a los niños y a todo el equipo de Ecuasol por hacer de este viaje, un viaje inolvidable.

Más fotos en nuestra página de Facebook

Vuelta al cole. El verano se acaba y septiembre llega con su vuelta a la escuela. Los niños se preparan otra vez para la entrada al nuevo año escolar. Los uniformes, zapatos y lista de útiles están a la orden del día. Así como lo está la vuelta a la Fundación. Los profesores ya tienen todo preparado y listo para el comienzo: nuevos materiales y aulas silenciosas que pronto se transformaran en clases ruidosas y revoltosas.
Queremos agradecer a todos los padrinos por ayudar en estas cuestiones a todos nuestros niños y adolescentes.

 

 

Una triste despedida. María Legarda, más conocido como Meri, entre sus compañeros y estudiantes se despide de la Fundación después de 6 años como profesora con los adolescentes. En nombre de todo el equipo, queremos agradecer a Meri por toda su labor y profesionalidad a lo largo de todos estos años. Su energía, su apoyo constante y su compromiso han sido de pilares fundamentales para la fundación. Su cariño ha ayudado a muchísimos adolescentes, los cuales no solo la consideraban una profesora sino también una amiga.
Gracias de nuevo, siempre habrá un espacio para tí en Ecuasol.